caballito2

LA HISTORIA DE DALAHASTEN ”el caballito sueco”


En el marco del cincuenta aniversario del Instituto Privado Carlos Linneo, El Sr, Crister Flödell por intermedio de los “Amigos de Misiones” realizó la donación del mural “Dalahasten” realizado por el artista plástico Humberto Díaz con el acompañamiento de la gestión de la Comisión Directiva de la Parroquia Luterana Olaus Petri.

 

LA HISTORIA DE DALAHASTEN ”el caballito sueco”

(gentileza de Krister Flodell)

El primer caballo se introduce en Suecia alrededor de 2000 a.C. con Stridsyxtefolket (la tribu del acha guerrera). Fue una tribu que había aprendido de amansar y domesticar esos animales de fuerza. El caballo luego fue altamente considerado para transportes y simbolo de fuerza, fidelidad, corage y dignidad. El caballo tambien fué simbolo de mística y animal santo.

La magia y la mística del Dalahästen se ha recreado durante todo tiempo. Por ejemplo se puede ver dibujos del caballo en viejas grutas y grabados rupestres suecos.

El predecesor del actual Dalahästen nació en los hermosos bosques de la provincia Dalarna en temprano siglo 18. Despues del largo dia de trabajo los obreros solían sentarse delante del fuego y tallar juguetes para sus hijos. Fue muy natural comenzar con un caballo. El caballo era un fiel amigo, invalorable en el trabajo diario.

Durante el siglo 19 comenzaron a pintar los caballos con figuras de flores. Las pinturas de los muebles y las paredes fue la inspiración. El estilo se llama pintura al estilo curbitz. Los vendedores ambulantes vendían productos para casa y trabajo y comenzaron también a vender los caballitos. Al principio se cambiaron por casa y comida.

La pobreza en Suecia tenía significado para la producción de Dalahästen. Un ejemplo era la familia Olsson en Nusnas con los hermanos Nils y Janne. La familia era pobre y los hijos tenían que tallar caballitos despues de la escuela. Cuando los hermanos tenian 13 y 15 años en 1928, comenzaron una pequeña fábrica y entre todos hicieron caballitos. Tomaron un préstamo de 400 coronas para comprar un serrucho de cinta. La madre lloraba porque no creía que se podía pagar en préstamo tan alto.

En la exhibición mundial en Nueva York cambia la historia de Dalahästen. Después fue mundialmente conocido. El arquitecto de la exhibición tenía una idea de poner un caballo gigantesco afuera de la pavillon sueca. Que enfoque visual sería! Fue un éxito. La prensa mundial exponía fotos y se escribía artículos del maravilloso caballito. Un año después de la exhibición se vendían alrededor de 20 000 caballitos suecos en el exterior, que representaba una suma gigantesca para aquel tiempo.